¿Alguna vez te has puesto a pensar en el impacto que tiene tu guardarropa en el medio ambiente? A todos nos gusta estrenar una prenda nueva o renovar nuestro estilo cada tanto, pero en el mundo de la moda no todo es miel sobre hojuelas y reciclar tu ropa es más importante de lo que podrías pensar.

prendas de vestir colgadas en ganchos y lavadora en el fondo

Se ha demostrado que la industria de la moda es uno de los sectores más contaminantes en el mundo. Según los reportes de la ONU Medio Ambiente y la Fundación Ellen MacArthur, en 2019, el 10% de las emisiones globales de carbono eran causadas por la industria textil y se determinó que de continuar operando tal y como se ha hecho hasta ahora, el porcentaje podría subir hasta el 50% para el 2030. 

Y aunque nosotros no podemos cambiar los métodos de producción, sí podemos ayudar a que esta predicción no se cumpla. Si queremos proteger nuestro presente y futuro, podemos empezar a cambiar algunos hábitos y modificar nuestras formas de consumo. No es necesario que realices cambios radicales, cada una de nuestras acciones cuenta y hay muchos pequeños actos con los que podemos poner nuestro granito de arena.  Por eso, queremos compartirte algunos trucos para cuidar de tu guardarropa de forma ecológica.

10 tips que debes tomar en cuenta para cuidar y reciclar tu ropa

1. No laves todo igual. Las lavadoras cuentan con diferentes programas de lavado diseñados para evitar que los tejidos de tu ropa se dañen. No solo dividas la ropa por colores, también toma en cuenta el tipo de tela y los cuidados que necesita para elegir el programa de lavado más conveniente. Recuerda acumular una buena carga de ropa para evitar gastar más agua de la necesaria.

madre e hija divirtiéndose mientras lavan la ropa

2. No te excedas con el uso de la secadora. Aunque para nosotros resulte muy cómodo, las secadoras son la peor pesadilla de las prendas, no solo de las delicadas. La mayoría de los textiles comienzan a dañarse cada vez que se ven expuestos a las altas temperaturas con las que trabaja la secadora. La mejor opción siempre será la natural: tiende la ropa en un área ventilada y espera hasta que las prendas se sequen.

3. Revisa la etiqueta de tu ropa. Las etiquetas no solo están ahí para darte comezón de vez en cuando, seguir las instrucciones de cuidado que el fabricante incluye en cada prenda evitará que la tela se rompa, que pierda su forma o que se decolore. Así que, no tires las etiquetas a la basura sin antes leer con atención qué cuidados necesita tu ropa. 

4. Disminuye la frecuencia de lavado. No todas las prendas necesitan lavarse cada vez que se utilizan. Los fabricantes han expresado que las prendas que no están en contacto directo con el sudor, como pantalones, trajes y sudaderas, pueden utilizarse hasta 4 veces antes de lavarse. En estos casos es mejor extender las prendas en un espacio ventilado después de utilizarlas para permitirles refrescarse y posteriormente guardarlas en tu armario de la forma habitual.  

5. Utiliza productos amigables con el ambiente. Parte de un buen cuidado de la ropa incluye los productos que utilizamos para lavarla, opta por utilizar detergentes que sean suaves tanto con tu ropa como con el medio ambiente. Como Suavitel® Natural Essentials Lavanda y Aloe, que no contiene parabenos, cuenta con fórmula biodegradable y su botella y tapa son 100% reciclables*.

6. Elige moda sustentable. No podemos hablar del cuidado y reciclaje de la ropa sin mencionar el fast fashion. El fast fashion o moda rápida son aquellas prendas que se producen masivamente y siguen alguna tendencia pasajera, comúnmente las vemos en redes sociales y podemos identificarlas porque no poseen la mejor calidad del mercado en cuanto a su tela y confección. Actualmente, el fast fashion es uno de los grandes causantes de la sobreproducción y el desperdicio de recursos en la industria textil, por lo que uno de nuestros mayores aportes para el cuidado del planeta es evitar este tipo de ropa. En su lugar podemos optar por marcas de ropa sustentable, estas opciones tienen telas de mejor calidad, siguen métodos de producción responsables con el ambiente y su ciclo de vida es mucho más largo.

7. Revive su color. Reciclar nuestras prendas será vital para evitar el consumo innecesario y en esta parte, los colorantes naturales son nuestros aliados. Uno de los primeros signos de desgaste en la ropa suele verse en el color y cuando esto ocurre no hace falta más que volver a teñirla para recuperar su funcionalidad. El proceso es muy sencillo y no te tomará mucho tiempo, así que inténtalo y dale otra oportunidad a tu camisa favorita. 

8. Utiliza aguja e hilo. Para renovar lo que ya tienes solo necesitas imaginación, tijeras, aguja e hilo. Puedes realizar sencillas modificaciones que te ayuden a cambiar el estilo de las prendas que ya tienes y si eres buena con las manualidades, incluso aventurarte a más y buscar algunos tutoriales en la red en donde aprenderás cómo hacer cambios radicales en tu ropa o seguir estos tips para decorar playeras. Al principio puede sonar complicado, pero la práctica hace al maestro. 

9. Agrega nuevos accesorios. Tampoco necesitas renovar todo tu guardarropa para conseguir un cambio en tu aspecto. Una de las mejores formas de renovar tu ropa es agregándole accesorios o prendas adicionales que te ayuden a darle otro aspecto. Intenta con nuevas combinaciones de colores, dobla las mangas de tus blusas o los bajos de tus pantalones para darle otro estilo y agrega mascadas, chalecos u otros accesorios que te ayuden a dar otra imagen sin tener que comprar de más.

10. Visita tiendas de segunda mano. Ya sea para llevar algunas prendas que ya no necesites o para adquirir nuevos modelos, las tiendas de segunda mano son perfectas para reducir nuestra huella ecológica. No te dejes llevar por los prejuicios, hoy en día podemos encontrar tiendas espectaculares que cuidan que las prendas de segunda mano se encuentren limpias y en perfecto estado. Por si fuera poco, las piezas que podemos encontrar vienen de todas partes y suelen ser de diferentes estilos por lo que en muchas ocasiones podrás toparte con tesoros únicos que difícilmente encontrarás en otro lugar. Y si no estás interesada en adquirir algo en estas tiendas, también tienes la opción de donar o vender tus prendas en buen estado, de esta forma, si ya no deseas continuar usándola, puedes asegurarte de que su ciclo de uso continúe y no se quede como desperdicio.

Estas son solo algunas de las medidas que puedes tomar para cuidar y reciclar tu ropa, pero aún quedan muchas más que tampoco podemos subestimar, como el usar la tela de las prendas que ya están rotas como trapos de limpieza o incluso contactar a una empresa de reciclaje de textiles para entregarles lo que ya no necesitas. 

Cuidar tu guardarropa no solo te ayudará a ahorrar un poco, también será un gran apoyo para el medio ambiente. Como ya habrás notado, no tienes que realizar cambios de 180° o sacrificarte en extremo, basta con algunos aportes en tu día a día para marcar la diferencia. No des por perdidas prendas que aún tienen salvación y apoya su ciclo de uso.

 

infografía con tips para cuidar la ropa y el planeta

*Retira la etiqueta para reciclar tu botella.

Comparte