mujer estirándose en la cama después de dormir
¿Quieres escuchar el artículo?

Dormir bien es una de las actividades más importantes que debemos realizar para mantener nuestro cuerpo sano. Dormir por lo menos 7 horas cada noche nos permite ​​mantener un peso saludable, cuidar nuestro corazón y hasta evitar enfermedades como la hipertensión y la diabetes.

En muchas ocasiones la ansiedad, los malos hábitos e incluso los aparatos electrónicos nos impiden conseguir un sueño de calidad. Aunque no lo creas, usar el celular o ver la televisión antes de ir a la cama confunden a tu sistema nervioso y le dificultan conseguir un buen descanso. Por eso, si sientes que no estás descansando como deberías, apaga tu celular una hora antes de irte a acostar e intenta hacer alguno de los siguientes ejercicios antes de dormir. Verás cómo notas la diferencia.

Despedida y agradecimiento

Este primer ejercicio de relajación para antes de dormir es uno de nuestros favoritos. Se trata de un ejercicio en el que eliminarás la información que se acumula durante el día y solo te quedarás con los sentimientos positivos que se generaron.

Este consiste en pensar en aquellos momentos que te desanimaron o hicieron sentir mal para despedirlos y olvidarlos. Después debes pensar en todas las cosas buenas que ocurrieron durante el día y en aquellas personas que te hicieron sentir bien, agradéceles y mantén ese sentimiento cálido.

Respiración diafragmática

Nuestra segunda recomendación es para aquellos que aún no dominan el arte de la meditación, porque les ayudará a relajar su mente de forma muy sencilla, pues consiste en pasos físicos muy estructurados que te ayudarán a concentrarte y controlar tu mente.

Lo único que tienes que hacer es inhalar durante cuatro segundos llevando el aire al abdomen, aguantar sin respirar durante siete segundos y después exhalar de forma sonora por la boca durante ocho segundos. A esto se le conoce como control de la respiración diafragmática y puedes repetirlo las veces que lo desees unos minutos antes de dormir.

Técnica del entrenamiento autógeno

Por último, pero no menos importante, tenemos una técnica desarrollada por el neurólogo Johannes H. Schultz para disminuir la ansiedad y consiste en identificar las sensaciones que transmite nuestro cuerpo para después relajarlo.

Túmbate en la cama en una postura cómoda. Cierra los ojos y relaja tu cuerpo por zonas, por ejemplo, concéntrate en tu pierna izquierda y siente cómo te pesa y coge calor. A continuación deberás relajar esa parte del cuerpo hasta que sientas que ya no te pesa. Realiza esto con todas las partes de tu cuerpo hasta que te sientas más cómodo y ligero.

No dormir bien tiene consecuencias directas en nuestra salud como el aumento de peso y problemas cardiovasculares. Así que deja de contar borreguitos, mejor intenta alguno de estos ejercicios para relajarte antes de dormir. ¡Dulces sueños!