Mi hija, la verdad, desde que pudo comer sólidos estuvo en contacto con frutas y verduras en todas sus presentaciones, así que eso, me ha ayudado a tener más posibilidades a la hora de preparar la lonchera. Estos son algunos de los tips y datos que más me han funcionado para ofrecerle una alimentación sana y balanceada:

1. Diversión:

A la hora de preparar y a la hora de comerlo es divertido para ella y para mi. Si sus pequeños no están acostumbrados a muchas cosas frescas y naturales hay que recurrir a caritas felices, sanduches de figuritas, mini arepas y cosas fáciles de comer. A veces una misma cosa presentada de otra forma los anima a probar.

Pasta con queso parmesano, mango en cubitos y brownie de chocolate hecho en casa.

2. Hecho en casa:

Nunca olvido lo importante que es evitar el exceso de dulce, conservantes e ingredientes innombrables, como los que traen las cosas de paquete, y chucherías que no aporten en nada al crecimiento de mi hija.

3. Color:

Siempre intento tener varios colores en su lonchera que se vean bien juntos, esto aumenta la diversión y hace más atractiva la alimentación sana y balanceada. No hablo de cosas llenas de colorante, aunque a veces (sobre todo los viernes) la sorprendo con gomitas o dulces pequeños.

Huevo cocido con tostadas, fresa y melón picado y pasas como postre.

4. Porciones

Los niños no comen las mismas cantidades que los adultos, así que, siempre busco manejar porciones con las cuales ella pueda sentirse satisfecha. Con esto evito hacerla comer demasiado, no desperdicio comida y no me siento mal (porque a veces me pasa) si veo regresar la lonchera con cosas sin comer.

5. Variedad:

Hay que mantenerlos interesados en la alimentación sana y balanceada para que no se cansen de lo mismo. Nosotras algunas veces repetimos sus frutas favoritas como fresas o mango.

Huevo en tortilla con queso, durazno picado y cupcake de postre, que le trajeron de regalo.

 

6. Practicidad:

Por lo general yo me despierto muy temprano a preparar todo con tiempo, pero muchas veces me ayudo dejando el día antes algunas cosas listas. Por ejemplo: Mi hija ama la pasta y el brócoli (juntos o separados), así que lo dejo todo listo en la nevera desde el día anterior y en la mañana solo lo caliento y le pongo un poco de queso parmesano.

Tortilla de huevo y brócoli, mango picado y tiburones de gomita.

 

7. Limpieza:

Seguro a ninguna nos falla esta, pero debemos estar muy pendientes de lavar bien los recipientes de la comida y termos. Yo remojo las tapas de los termos en vinagre con un poco de bicarbonato y luego lavo bien con un poco de Axion limón para evitar hongos y mal olor, y cuando secan los guardo sin tapar.

¿Les parecen útiles estos tips? Si tienen más ideas que nos sirvan a todas las mamás que preparamos loncheras, no olviden dejarlas en los comentarios.